INTERVENCIONES FÚTILES AL FINAL DE LA VIDA

La presencia de fragilidad aumenta la mortalidad entre los pacientes críticos mayores de 80 años y su detección puede facilitar la toma de decisiones clínicas ayudando a evitar intervenciones inútiles1. Estas intervenciones se asocian con demoras en la atencion a otros pacientes2, prescripción de tratamientos con potencial futilidad3 y por el contrario la submedicación para el control de los síntomas cuando las intervenciones inútiles persisten4. 

En la fase agónica los familiares sufren un gran estrés por la cercanía de la perdida que se expresa en la demanda de ingreso hospitalario ante el miedo a que la muerte se produzca en el domicilio, especialmente si se pretende ocultar el deceso a otros familiares, como niños y ancianos. En este momento, es necesario valorar la situación domiciliaria y contar con los deseos del paciente expresados oralmente o escrito en un documento de voluntades anticipadas. 

La detección temprana de las necesidades físicas, emocionales y económicas que estos enfermos generan en los cuidadores puede ofrecer una ayuda especifica y un soporte profesional y psicosocial apropiada que evite el ingreso del enfermo en el hospital5. La incorporación de equipos de apoyo paliativo con personal especializado permite el fallecimiento del paciente en el domicilio con un buen control de síntomas y la satisfacción de los familiares y del propio paciente6.

No solo los ancianos y pacientes oncológicos son susceptibles de beneficiarse de los cuidados paliativos, también enfermedades crónicas como la Diabetes Mellitus conllevan una progresión e inestabilidad en la salud que puede dar lugar a ingresos hospitalarios y tratamientos invasivos, sin tener en cuenta que pueden estar en su fase paliativa y poniendo en peligro la calidad de vida del paciente e incidir en una obstinación terapéutica, cuando nos encontramos ante el final de vida de su enfermedad7. 

En un estudio realizado en 2013 en el Hospital Virgen del Castillo de Yecla acerca de los ingresos hospitalarios de pacientes en cuidados paliativos, detectaron que la mayoría fueron atendidos como pacientes agudos, ingresando en varias ocasiones a lo largo del estudio y falleciendo en menos de un año desde su inclusión en el mismo sin recibir tratamiento 

paliativo8. En otro estudio realizado a personas enfermas de cáncer en Mataró en el año 1988 concluyó que el grupo de pacientes atendido por el equipo de cuidados paliativos domiciliario presentaron menos ingresos, días de estancia media y menor uso del servicio de urgencias hospitalarias, frente al grupo que fue atendido por los recursos convencionales. Estos datos se traducen en un incremente del 71% del coste de los pacientes en cuidados estandares, comparados con los que recibieron cuidados paliativos domiciliarios9. 

La falta de comunicación oportuna o especifica y las demandas familiares contribuyen a proporcionar atencion inútil, lo que se resuelve de manera efectiva al mejorar la comunicación y al dar tiempo a los familiares para aceptar la realidad de la situacion10, tal y como demuestra un estudio que indica que la falta de comunicación optima con la familia determina que los pacientes recibiesen un tratamiento activo al final de la vida11. Por el contrario, la relación medico-familia no cambia o incluso mejora ante situaciones en las que se propone realizar la limitación del tratamiento de soporte vital12. Por ello, es necesario poner más énfasis en las conversaciones entre pacientes, familias y profesionales de la salud sobre temas relacionados con el final de la vida y la planificación de esta fase con respecto a la enfermedad grave que limita la vida13. Antes de que surjan disputas por futilidad es conveniente realizar una correcta prevención14 y si la prevención ha fracasado y el conflicto persiste, el consenso se alcanza en más del 95% de casos de futilidad medica a través del establecimiento de una mayor comunicación y mediación15. 

BIBLIOGRAFIA:

  1. Fronczek J, Polok K, Nowak-Kózka I, Wludarczyk A, Górka J, Czuczwar M, et al. Frailty increases mortality among patients = 80 years old treated in Polish ICUs. Anaesthesiol Intensive Ther. 2018;50(4):245–51. 
  2. Huynh TN, Kleerup EC, Raj PP, Wenger NS. The opportunity cost of futile treatment in the ICU*. Crit Care Med. 2014;42(9):1977–1982. doi:10.1097/CCM.0000000000000402 
  3. Lee HR, Yi SY, Kim DY. Evaluation of Prescribing Medications for Terminal Cancer Patients near Death: Essential or Futile. Cancer Res Treat. 2013;45(3):220–225. doi:10.4143/crt. 2013.45.3.220 
  4. Monteiro Nuno Ferreira, Cipriano Patrícia, Freire Elga. Palliative approach in acute neurological events: a five-year study. Rev. Assoc. Med. Bras. [Internet]. 2018 Sep [cited 2019 Nov 04] ; 64( 9 ): 833-836.  
  5. Astudillo W, Mendinueta C, Orbegozo A. Bases para decidir el lugar de asistencia del enfermo en fase terminal. En: Giró Miranda J. Envejecimiento activo envejecimiento en positivo. Logroño: Universidad de la Rioja, Servicio de publicaciones, 2006; 231-254. 
  6. Gómez Batiste, X., Batiste, A. E., Roca, J., Grenzner, F., Terricabras, F. y Pladevall, C. (2002): “Asistencia domiciliaria a pacientes con cáncer avanzado y terminal. La experiencia de Vic”, Med. Pal.,9 (2), pp. 77-81. 
  7. Cortés Béjar MM. Atención a una persona con diabetes en fase paliativa. Diabetes Practica 2016; 07(04): 169-224. 
  8. Navarro Nuño de la Rosa M. Analisis de las necesidades de cuidados paliativos en los pacientes ingresados en el Hospital Virgen del Castillo de Yecla. Region de Murcia: Universidad de Murcia; 2013. 73 p. Disponible en: cuidarypaliar.es 
  9. Espinosa J, Gómez-Batiste X, Picaza JM, Limn E. Equipos de soporte domiciliario de cuidados paliativos en España. Med Clin (Barc). 2010 Oct 2;135(10):470–5. 
  10. Sibbald R, Downar J, Hawryluck L. Perceptions of «futile care» among caregivers in intensive care units. CMAJ. 2007;177(10):1201–1208. doi:10.1503/cmaj.070144 
  11. Lee YL, Ong YY, Thong SY, Ng SY. A Retrospective Study of End-of-life Care Decisions in the Critically Ill in a Surgical Intensive Care Unit. Indian J Palliat Care. 2018;24(1):17–24. doi: 10.4103/ IJPC.IJPC_81_17 
  12. Hernández-Tejedor A, Martín Delgado MC, Cabré Pericas L, Algora Weber A. Limitación del tratamiento de soporte vital en pacientes con ingreso prolongado en UCI. Situación actual en España a la vista del Estudio EPIPUSE. Med Intensiva. 2015;39(7):395–404.
  13. Skår Å, Juvet L, Smedslund G, Bahus MK, Pedersen R, Fure B. End-of-Life Care – How to Find the Appropriate Level and Intensity of Medical Treatment of Seriously Ill and Dying Patients. End-of-Life Care – How to Find Appropr Lev Intensity Med Treat Seriously Ill Dying Patients [Internet]. 2014; Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29320082 
  14. Fine RL. Point: The Texas advance directives act effectively and ethically resolves disputes about medical futility. Chest 2009; 136: 963-7. 
  15. Pope TM. Dispute resolution mechanisms for intractable medical futility disputes. N.Y.L. Sch L Rev 2013-2014; 58: 347-68. 

Compartir esta nota

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin